Categoría: Bresser, Start, Start, Press, Bresser Junior

Llegando al huevo

Experimentos y datos interesantes sobre el huevo de Pascua

Es difícil imaginar la Semana Santa sin huevos de colores. Nuestro equipo de Bresser Junior se acercó a ese huevo y a la tradición del huevo de Pascua.


Una vieja costumbre


Desde la antigüedad, los pueblos de diferentes culturas han considerado el huevo como un símbolo de vida y fertilidad. No es de extrañar, porque detrás de cada cáscara de huevo se esconde una nueva vida. Ya en la antigua Roma, la gente se regalaba huevos de colores para celebrar el equinoccio (el comienzo de la primavera). Este día marcaba el comienzo de un nuevo año para la gente, porque ahora la naturaleza despertaba a una nueva vida tras su letargo invernal.


Con la aparición del cristianismo, se retomó la costumbre y se reinterpretó el simbolismo: el polluelo que sale del huevo recuerda la resurrección de Jesucristo, que se celebra en Semana Santa. Por ello, el huevo es una parte muy importante de la Pascua para los cristianos: representa la vida y un nuevo comienzo. Al igual que un polluelo se libera de un huevo, Jesús también se liberó de su tumba.


Los huevos son verdaderas maravillas de la naturaleza


Veamos más de cerca un huevo. Entonces entenderás por qué han sido un símbolo de vida durante miles de años. Por un lado, la cáscara del huevo es lo suficientemente fina como para que un polluelo pueda picotearla desde dentro. Por otro lado, la cáscara del huevo debe proteger al polluelo que lleva dentro. Así que no debe romperse fácilmente.


Hemos elaborado unos cuantos experimentos familiares sobre el huevo. Está expresamente permitido copiarlos:


Experimento 1: Aplasta un huevo en tu mano.


Primero pruébalo con un huevo crudo: Poner un huevo crudo en la palma de la mano extendida y agarrarlo con los dedos. No tengas miedo de apretar muy fuerte. No pasará nada.


Experimento 2: Dejar caer el huevo



Sal a un prado y deja que el huevo caiga de tu mano: Allí tampoco se romperá. ¿Tienes un arenero o hay un gran montón de arena cerca? Pide a tus padres que dejen caer el huevo desde una mayor altura sobre la arena: No le pasará nada al huevo. Un huevo de pájaro o de gallina puede caer de cinco a seis metros en un terreno blando, como la arena, sin romperse.


Experimento 3: Cuánta presión pueden soportar las cáscaras de huevo



También puedes utilizar dos huevos cocidos para probar cuánta presión puede soportar realmente un huevo. Corta un huevo cocido por la mitad con un cuchillo afilado -puede que necesites ayuda- y saca el contenido con una cuchara. Las cuatro mitades de la cáscara se colocan ahora en la mesa con el lado abierto hacia abajo y los libros apilados encima. Uno tras otro. Se sorprenderá de la cantidad de peso que pueden soportar los cuencos hasta que se rompan.


Esto tiene que ver con la forma redonda del huevo: La presión del exterior sobre la carcasa se disipa. Después de todo, la gallina incubadora no debe aplastar el huevo con su peso.


Cáscara de huevo al microscopio



Veamos la cáscara del huevo más de cerca y utilicemos un microscopio. Se puede ver un montón de cristales apretados unos contra otros - esto es calcio, por cierto. Es la misma sustancia, un mineral, de la que están hechos nuestros huesos. Se pueden ver pequeños agujeros entre los cristales. Estos son los poros. El aire del exterior entra en el huevo a través de estos poros, y así el polluelo recibe oxígeno. Una fina capa de piel (que probablemente ya has notado al pelar los huevos) bajo la cáscara del huevo también protege al polluelo de las bacterias y el polvo.


Experimento 4: La prueba de frescura


Para ver si un huevo es fresco antes de colorearlo, se puede hacer fácilmente la prueba del flotador: Llena un vaso con agua del grifo y pon un huevo crudo en él. Si se hunde hasta el fondo, está fresco. Si se queda ahí de lado, está fresco. Si está ligeramente inclinada con el lado romo hacia arriba, tiene al menos 7 días. Si el huevo se mantiene en la punta, ya tiene unas tres semanas. Pero si el huevo flota en la parte superior y no se hunde en absoluto en el fondo, es tan viejo que no es comestible. En este caso, ya ha pasado tanto aire por los poros de la cáscara del huevo que se ha formado una verdadera burbuja de aire en su interior, lo que hace que el huevo flote hacia arriba.

Por cierto, tú y tus padres podéis encontrar muchos más experimentos para probar en el canal de investigación de GUB e.V. en YouTube. (Sociedad de Educación Ambiental de Baden-Württemberg e.V.).


El GUB acaba de abrir este canal: aquí puedes encontrar interesantes películas de investigadores y estupendos experimentos (incluso algunos con microscopios nuestros) sobre temas de ciencias naturales y medio ambiente.
¿Y por qué ahora los huevos de Pascua son de colores?


Esta tradición se remonta al siglo XIII. En la Edad Media, la gente empezó a teñir los huevos de rojo para la Pascua (más tarde se añadieron otros colores). Esto tenía un uso muy práctico: Desde el Miércoles de Ceniza hasta la Pascua fue la Cuaresma. Durante estos 40 días, se prohibió el consumo de carne y productos animales, incluidos los huevos. Las gallinas ponían huevos de todos modos, por supuesto, y para evitar tirarlos, los huevos se hervían para conservarlos y se teñían para distinguirlos de los huevos crudos. Al final de la Cuaresma, en Pascua, los huevos se comían y se regalaban.


Ahora te deseamos a ti y a tus padres una maravillosa Pascua, que disfrutéis de todos los huevos de colores y que sigáis interesados en la ciencia. Su equipo de Bresser Junior.